.

domingo, 6 de septiembre de 2020

EL DRAGÓN DE CADMUS


Los dragones más maravillosos y más terribles de la antigüedad eran los que tenían crestas escamosas, patas provistas de cortantes y agudas garras, y grandes alas membranosas y lívidas. 

Algunos tenían a veces ojos de diamante, como el que guardaba el jardín de las Hespérides, y otros varios arrojaban por la boca devoradoras llamas.

El dragón de Cadmus, o el mismo Cadmus, podrían también ser tan sólo una alegoría parecida a la de Pitón, si se atiende a un cuento antiguo publicado por sabios modernos, quienes dicen que: siendo mus la raíz de muse, sinónimo de letra, y cad o gad significando tinturan, acuerdo y reunión, síguese de aquí que la palabra cadmus quiere decir cadena de letras o reunión de las musas y equivale a alfabeto. ¡Gran Dios, qué potencia de razonamiento!

Y esto no es todo: una prueba bien evidente de que Cadmus no es más que un personaje simbólico, a quien se le da por esposa a Hermione, hija de Marte y de Venus. Conocida en Historia de la música de la música, porque hermione quiere seguramente decir harmonía, con lo cual se ha querido expresar la época en que los griegos comenzaron a tener un alfabeto. (Origen de las primeras sociedades.). A mi me parece un cuento bien inventado, al que no le falta lo inverosímil que lo hace maravilloso.

Sea como fuere, Agenor encargó a su hijo Cadmus que fuera a buscar a su hermana Europa, arrebatada por Júpiter. Llegado a Beocia, una ternera que le servía de guía, se detuvo de repente sobre el sitio donde más adelante edificó Tebas. Pero un horrible dragón le disputó la posesión y devoró a todos sus compañeros, quedando sólo Cadmus, quien combatió al monstruo y le mató. Le arrancó los dientes, y tuvo la peregrina idea de sembrarlos en un campo labrado; en seguida germinaron y nacieron otros tantos hombres armados de lanzas, que inmediatamente volvieron sus armas contra él. Cadmus mató más de las tres cuartas partes, después de lo cual los demás le ayudaron a edificar la ciudad. Cadmus entonces inventó la escritura.

Uno de los hechos más singulares de la historia de Cadmus es que él mismo acabó por volverse serpiente...


0 comentarios:

Publicar un comentario