.

viernes, 7 de agosto de 2020

LOS UNICORNIOS Y 3 FAMOSOS GUERREROS




Los unicornios han sido asociados con tres grandes guerreros famosos: Julio César, Alejandro Magno y Gengis Khan.

Julio César

En su relato de la conquista de la Galia, César escribió sobre varias criaturas extrañas que se dice habitaban en el Bosque Hercínico en Alemania. Entre ellos había "Un buey con forma de ciervo y en la mitad de su frente, entre las orejas, se encuentra un solo cuerno, más alto y más recto que los cuernos que conocemos."

Alejandro Magno

Se dice que Alejandro montó un karkadann -el famoso Bucéfalo, que se describe diciendo que tenía el cuerpo de un caballo y la cabeza de un león-. Esta era una criatura que Alejandro se había encontrado por primera vez cuando tenía 13 años. Se lo habían presentado para su compra a su padre, el rey Filipo de Macedonia. Sin embargo, atacó tan furiosamente a los jinetes en cada intento de montarlo que aún los más valerosos pronto se dieron por vencidos.

Cuando el animal estaba a punto de ser rechazado por ser  totalmente inútil e intratable, Alejandro protestó, alegando que podía montarlo. Su padre, creyendo que esto le enseñaría un poco de humildad, permitió a Alejandro intentarlo con la condición de que si no podía conseguirlo, tendría que pagar el costo total de la bestia (13 talentos). Por el contrario, también le dijo a su hijo que si conseguía domesticarlo se lo entregaría como regalo.

Alejandro comenzó la doma del animal acercándose a él ganándose su confianza no como en la doma de otros caballos que se hacía forzada hasta conseguir "romper" la voluntad del caballo. Se cuenta que una vez que que Alejandro montó con éxito el unicornio, el rey derramó lágrimas de alegría y orgullo y dijo a Alejandro:

"Oh hijo mio, es necesario ampliar mis miras para ofrecerte digno de ti, pues Macedonia es demasiado pequeña para contener a alguien como tu."

Muchos piensan Bucéfalo fue sólo un caballo, pero otros afirman que era en realidad un karkadann o unicornio. Según se relata, Alejandro habló en voz baja con él, lo acarició y se apoyó en él. El karkadann que se consideraba un animal que no temía ni a grifos ni a demonios se dejó domesticar por él.

Bucéfalo se quedó con Alejandro casi hasta el final de la vida de ambos y fue el su montura en cada batalla importante durante su conquista de Egipto y el Imperio Persa.

La leyenda y la historia coinciden en que Bucéfalo murió durante la última gran batalla entre Alejandro y Poros de la India. Sólo se discute la causa de su muerte, si fue a consecuencia de las heridas, la vejez o sencillamente de agotamiento. Su muerte marcó un cambio en la suerte de Alexander, su legendaria suerte lo abandonó y su carácter, que ya había comenzado a mostrar signos de inestabilidad, cambió a peor rápidamente.

Ganó la batalla contra Poros, pero a duras penas. Su ejército se negó a avanzar y Alejandro se vio obligado a dar marcha atrás. Se decidió a explorar la costa a lo largo del camino, lo que conduciría a una gran parte de sus tropas a perecer mientras cruzaban el desierto de Makran en lo que hoy es el sur de Pakistán. El número de soldados que murieron durante este viaje se ha estimado en 80.000.

Alejandro se enfrentó a todas las dificultades en igualdad de condiciones con sus hombres, pero el alto número de muertes minó su apoyo. De vuelta a casa en el corazón de su imperio persa, Alejandro comenzó a restablecer el orden y planear una expedición para rodear África a las puertas del mar Mediterráneo.

Según cuentan los diarios reales, después de un banquete de celebración, Alejandro enfermó de algún tipo de fiebre. No parecía tan grave al principio, pero después de doce días de constante deterioro, murió a la temprana edad de 32 años. La causa exacta de su muerte sigue siendo un misterio; algunos creen que incluso pudo haber sido asesinado. Después de todas las hazañas y riesgos en los que se vio inmerso, tuvo una muerte inmerecida para un hombre que había conquistado gran parte del mundo conocido durante su vida.

Genghis Khan

Genghis Khan fue uno de los gobernantes más poderosos de China. Consiguió un imperio se extendía desde Corea a Persia. Su padre fue una figura especialmente importante en su vida y fue después de su muerte cuando  adquirió más fortaleza y poder. Hay quienes creen que Kahn trataba de cumplir una promesa que hizo a su padre. Antes de cada batalla, le pedía su ayuda y protección para salir con bien de ella.

En 1224, el ejército de Kahn se dirigió hacia la India. Nadie fue capaz de detenerlo cuando sus ejércitos conquistaron una ciudad tras otra y marcharon sobre la montaña tras montaña, acercándose cada vez más a su próxima gran victoria. Finalmente llegaron a la última montaña que les llevaría a la conquista de la India. Kahn se levantó antes del amanecer y se subió a la cima de la montaña para planificar la próxima batalla. Cuando llegó a la cima, se detuvo asombrado. No hubria batalla, no había ningún soldado. A continuación, desde detrás de una gran roca salió un extraño animal.

Era pequeño, aproximadamente del tamaño de un ciervo joven, verde, y tenía un solo cuerno de color rojo y negro que sobresalía de su frente. Kahn quedó inmóvil. ¿Qué significaba esto? Reconoció en esta bestia al Chi Lin, el unicornio del que había oído muchas leyendas y cuentos.

El Chi Lin se acercó lentamente, en silencio y se detuvo frente a él, clavando sus ojos en los de Khan. A continuación, el unicornio se arrodilló tres veces a los pies de Khan, en una señal de reverencia.

El aire comenzó a brillar y una extraña fragancia envolvió a Khan, un olor que no había experimentado en mucho tiempo. Y por primera vez en su vida, sintió miedo. Cuando Khan miró a los ojos del unicornio, estos comenzaron a cambiar. A continuación, una sensación extraña pero familiar se apoderó de él. Era la misma sensación que Khan había sentido cuando su padre estaba vivo.

Mientras miraba al unicornio, sintió que los ojos de su padre eran los ojos del unicornio que estaban puestos en él. Khan tenía ahora un miedo real, ya que habían pasado casi 50 años desde la muerte de su padre. Entonces oyó su voz en la cabeza, tan clara como si su padre estuviera de pie junto a él.

A lo lejos, Khan podía oír débilmente el sonido de su ejército a medida que aumentaba la inquieta espera de la señal de ataque. Todavía no se movió. A continuación, el aire se hizo más claro y todavía seguía a su alrededor, la fragancia que siempre había asociado con su padre. De pronto se desvaneció y los ojos del unicornio volvieron a ser los mismos.

Khan lentamente se alejó del unicornio y a continuación se reunió con su ejercito. Un silencio cayó sobre ellos mientras esperaban a Khan para hablar. Cerró brevemente los ojos, y luego habló alto y claro, llegando su voz a cada oreja.

"¡Volved!" dijo. "Mi padre me ha advertido que no siga adelante." 

Dando la espalda a su ejército, vió una vez más a la extraña criatura ante él y las lágrimas llenaron sus ojos. El unicornio levantó la cabeza y se fue. India había sido salvado de la casi segura conquista por la intervención milagrosa de un unicornio!



0 comentarios:

Publicar un comentario